SALMO 19:14

Dios desde el cielo ve y oye todo cuanto acontece en la tierra, pero con especial cuidado atiende a los dichos y pensamientos de su pueblo. Por eso el salmista ruega en este caso con una dulce y emotiva melodía ser grato delante del Señor, reconociendo a Yawhé como su Roca y Redentor. 

LETRA 

 
/ /Que los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón sean gratos ante de ti,  

Sean gratos delante de ti/ 

///Oh Yahvé/, Roca mía//, Redentor mío / 

 

/Sean gratos/ los dichos de mi boca 

Y la meditación de mi corazón 

Delante de ti, oh, Señor 

Delante de ti, mi Señor 

Delante de ti 

 

///Oh Yahvé/, Roca mía//, Redentor mío / 

 

Que los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón sean gratos ante de ti,  

Sean gratos delante de ti.