SALMOS 63 – ACÚSTICA

En momentos de desesperación y dolor, en el desierto, allí también está el Señor cuidando de su pueblo. El Salmo es una canción que le recuerda al alma lo que habrá después de las tierras áridas: ver el poder y la gloria de Dios en su santuario (Versión acústica). 

LETRA  

/Dios, Dios mío eres tú; 

De madrugada te buscaré/ 

Mi alma tiene sed de ti y mi carne te anhela, 

En tierra seca y árida donde aguas no hay, 

Para ver tu poder y tu gloria, 

Así como te he mirado en el santuario.  

Porque has sido mi socorro, 

Y así en la sombra de tus alas me regocijaré. 

Dios mío eres tú; 

De madrugada te buscaré 

/Está mi alma apegada a ti; 

Tu diestra me ha sostenido 

En tierra seca y árida donde aguas no hay, 

Para ver tu poder y tu gloria, 

//Así como te he mirado en el santuario//