Álbum completo Vol.1

Descarga el álbum completo de Abriendo Fronteras Vol.1 , el álbum esta comprimo en WinRAR,deben de tener un este programa para descomprimirlo y así escuchar todas las canciones.

SALMOS 101 – MISERICORDIA Y JUICIO

La inspiración del salmista es el carácter de Dios, quien es amor y también es fuego consumidor. Este, como muchos otros pasajes de Antiguo Testamento, realmente hablan de Jesús, “el Camino”, quien complació al Señor manifestando su misericordia en su primera venida, y volverá por segunda vez a ejecutar su juicio, pagando a cada uno según sus obras.  

LETRA 

-Pregón- 

Misericordia y juicio cantaré; 

A ti cantaré yo, oh Señor. 

Entenderé el camino de la perfección 

Cuando ven… Cuando vengas a mí. 

En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa. 

No pondré delante de mis ojos cosa injusta. 

 

Misericordia y juicio cantaré; 

A ti cantaré yo, oh Señor. 

Entenderé el camino de la perfección 

Cuando ven… Cuando vengas a mí. 

Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo; 

El que ande en el camino de la perfección, este me servirá. 

-Así dice el Señor- 

 

Misericordia y juicio cantaré; 

A ti cantaré yo, oh Señor. 

Entenderé el camino de la perfección 

Cuando ven… Cuando vengas a mí. 

No habitará dentro de mi casa el que hace fraude; 

El que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos. 

 

Misericordia y juicio cantaré; 

A ti cantaré yo, oh Señor. 

Entenderé el camino de la perfección 

Cuando ven… Cuando vengas a mí. 

 

/De mañana destruiré a todos los impíos de la tierra, 

Para exterminar de la ciudad de Dios a todos los que hagan iniquidad/ 

-Será la ira de Dios- 

SALMOS 100 – CANTAD ALEGRES

Una invitación llena de júbilo a que los pueblos reconozcan al Señor, le canten, le adoren y vengan a su presencia, pues Él es por quien toda la creación fue hecha y subsiste. 

LETRA  

 
/Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra/ 

/Servid al Señor con alegría/ 

/Venid ante su presencia con regocijo/ 

/Reconoced que el Señor es Dios/ 

Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos 

/Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado/ 

Entrad por sus puertas con acción de gracias 

Por sus atrios con alabanza 

/Alabadle, bendecid su nombre/ 

Porque el Señor es bueno, Él es bueno 

Y para siempre es su misericordia 

//Y su verdad por todas las generaciones// 

SALMOS 84 – TUS MORADAS

Una canción llena de alegría y esperanza en el final que Dios dará a los bienaventurados que confían en Él y perseveran hasta el fin, trabajando así para llegar a la morada que Jesús dijo en Juan 14:2 que iría a preparar para sus hermanos fieles y verdaderos. 

LETRA 

¡Cuán amables son tus moradas, oh Señor de los ejércitos! 

Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; 

Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo. 

Aun el gorrión halla casa, 

Y la golondrina nido para sí, donde ponga sus polluelos, 

Cerca de tus altares, oh Jehová de los ejércitos, 

Rey mío, y Dios mío. 

-Pregón- 

/Bienaventurados los que habitan en tu casa; 

/Perpetuamente te alabarán//  

/Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, 

/En cuyo corazón están tus caminos// 

/Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente/ 

/Cuando la lluvia llena los estanques/ 

/Irán de poder en poder 

Verán a Dios en Sion/ 

Yahvé Dios de los ejércitos, oye mi oración; 

Escucha, oh Dios de Jacob.  

Mira, oh Dios, escudo nuestro, 

Y pon los ojos en el rostro de tu ungido. 

 

/Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos/ 

/Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios/ 

/Que habitar en las moradas de maldad/ 

Porque sol y escudo es Yahvé mi Dios; 

Gracia y gloria dará Yahvé. 

/No quitará el bien a los que andan en integridad/ 

/Yahvé, Dios de los ejércitos, 

Dichoso el hombre que en ti confía/ 

-Pregón- 

SALMOS 63 – ACÚSTICA

En momentos de desesperación y dolor, en el desierto, allí también está el Señor cuidando de su pueblo. El Salmo es una canción que le recuerda al alma lo que habrá después de las tierras áridas: ver el poder y la gloria de Dios en su santuario (Versión acústica). 

LETRA  

/Dios, Dios mío eres tú; 

De madrugada te buscaré/ 

Mi alma tiene sed de ti y mi carne te anhela, 

En tierra seca y árida donde aguas no hay, 

Para ver tu poder y tu gloria, 

Así como te he mirado en el santuario.  

Porque has sido mi socorro, 

Y así en la sombra de tus alas me regocijaré. 

Dios mío eres tú; 

De madrugada te buscaré 

/Está mi alma apegada a ti; 

Tu diestra me ha sostenido 

En tierra seca y árida donde aguas no hay, 

Para ver tu poder y tu gloria, 

//Así como te he mirado en el santuario//

SALMOS 63 – MI ALMA TIENE SED

En momentos de desesperación y dolor, en el desierto, allí también está el Señor cuidando de su pueblo. El Salmo es una canción que le recuerda al alma lo que habrá después de las tierras áridas: ver el poder y la gloria de Dios en su santuario. 

LETRA  

///Dios, Dios mío eres tú; 

De madrugada te buscaré/// 

Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, 

En tierra seca y árida donde aguas no hay, 

Para ver tu poder y tu gloria, 

Así como te he mirado en el santuario.  

Porque has sido mi socorro, 

Y así en la sombra de tus alas me regocijaré. 

Dios mío eres tú; 

De madrugada te buscaré 

/Está mi alma apegada a ti; 

Tu diestra me ha sostenido 

En tierra seca y árida donde aguas no hay, 

Para ver tu poder y tu gloria, 

///Así como te he mirado en el santuario/// 

SALMO 40 – PACIENTEMENTE

Uno de los salmos más escuchados de CantaBiblia y un sinónimo de la protección y misericordia del Señor hacia su iglesia. Describe lo que el Señor hace con aquellos que limpia y toma por pueblo suyo: sacarlos del lodo, cimentarlos en Cristo, enderezar sus sendas y llenar de gozo su alma. 

LETRA  

Pacientemente esperé al Señor, 

Y se inclinó a mí. 

Pacientemente esperé al Señor,  

y oyó mi clamor. 

Me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; 

Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. 

/Puso luego en mi boca cántico nuevo, //alabanza a nuestro Dios/// 

SALMOS 19 – LA LEY DEL SEÑOR

Jesucristo dijo: “Hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” (Mateo 5:18). Este salmo exalta la perfección, fidelidad, pureza y verdad de la ley del Señor. 

LETRA  

La ley del Señor es perfecta, que convierte el alma; 

El testimonio del Señor es fiel, que hace sabio al sencillo. 

Los mandamientos del Señor son rectos, que alegran el corazón; 

El precepto del Señor es puro, que alumbra los ojos. 

El temor del Señor es limpio, que permanece para siempre; 

Los juicios del Señor son verdad, todos justos. 

//Y deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; 

//Y dulce más que miel, y que la que destila del panal/// 

SALMOS 5 – DE MAÑANA

El salmista profetiza lo que hará el Señor al malo, al sanguinario y al engañador: privarlos eternamente de su presencia y destruirlos para siempre. De su parte, antes decide presentarse desde temprano ante el Señor y esperar su salvación. 

LETRA  

/Oh Señor, de mañana oirás mi voz; 

De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré/ 

Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; 

El malo no habitará junto a ti. 

Los insensatos no estarán delante de tus ojos; 

Aborreces a todos los que hacen iniquidad. 

Destruirás a los que hablan mentira; 

Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová. 

FILIPENSES 1:20-21, ROMANOS 14:7-9

Esta canción es una manera de recordar constantemente que la vida del cristiano es una preparación para la muerte en esta tierra, con la recompensa eterna de estar junto a Jesús, cumpliendo con ello sus palabras: “Bástale al discípulo ser como su maestro” (Mateo 10:25). Él padeció, así también sus hermanos más pequeños. 

LETRA  

//Ahora será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte// 

/Porque para mí el vivir es Cristo, /y el morir es ganancia// 

/Porque para mí el vivir es Cristo, /y el morir es ganancia// 

Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.  

Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos.  

Así pues, sea que vivamos, o que muramos, /del Señor somos// 

Así pues, sea que vivamos, o que muramos, /del Señor somos// 

/Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir/  

/Para ser Señor así de los muertos /como de los que viven// 

/Porque para mí el vivir es Cristo, /y el morir es ganancia// 

/Porque para mí el vivir es Cristo, /y el morir es ganancia//